«Señor, concédemos más amor por tu Palabra»

En el año 303 d.C. el emperador romano Diocleciano dictó un edicto contra los cristianos. Este edicto ordenó que los derechos civiles de los cristianos fueran abrogados, sus edificios destruidos y sus libros sagrados quemados. Esta persecución fue la más atroz de entre las numerosas persecuciones que sufrió la iglesia antigua[1]. A pesar de las torturas... Leer más →

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑