La Reforma Protestante y las Cinco Solas

En el mes de octubre celebramos el aniversario de uno de los eventos más importantes de la historia: La Reforma Protestante. Este suceso produjo un cisma en el cristianismo, separando a los Protestantes de la Iglesia Católica Romana. Esta histórica división no se dio de la noche a la mañana, durante el segundo milenio varios personajes, como por ejemplo John Wycliffe (1330-1384) y Jan Hus (1369-1415), reconocieron la necesidad de reformar la estructura y enseñanzas de la Iglesia Católica. Para muchos era evidente que la Iglesia Católica se había apartado de la verdad bíblica, estableciendo prácticas religiosas contrarias a las Escrituras.

Fue así, que el 31 de octubre del 1517 un monje agustino llamado Martín Lutero clavó sus 95 tesis en la puerta de la catedral de Wittenberg. Estas tesis eran quejas contra las prácticas de la Iglesia Romana, su principal queja era la venta de indulgencias ­–a través de esta práctica los creyentes pagaban a la Iglesia por la supuesta remisión de sus pecados y liberación de sus familiares difuntos de los tormentos del purgatorio. Al presentar estas 95 tesis, el propósito de Lutero era despertar un debate académico entre los teólogos y estudiosos de la época. Su deseo era que la Iglesia Católica corrigiera sus errores y regresara a las enseñanzas originales de la Biblia. Sin embargo, gracias a la imprenta, la cual había sido recientemente inventada, las tesis de Lutero fueron difundidas por toda Europa. La promulgación de estas tesis y la falta de disposición de la Iglesia a examinar y corregir sus errores dio inicio al movimiento de la Reforma.

Martín Lutero, junto a otros teólogos de la Reforma, como Juan Calvino, Ulrico Zwinglio, Thomas Cranmer, John Knox, William Farel, revisaron y rechazaron varios aspectos de la doctrina de la Iglesia Católica, principalmente la manera en que la Iglesia entendía la salvación y el plan de redención. La teología expuesta por los reformadores no era algo nuevo, mas si era una propuesta revolucionaria, ya que rechazaba las enseñanzas tradicionales y se enraizaba únicamente en las Escrituras. Con el paso de los años se hizo indispensable resumir el entendimiento teológico del movimiento Protestante. Las siguientes frases representan el corazón de la Reforma.

  • SOLA SCRIPTURA (Solamente las Escrituras): La Palabra de Dios es la máxima autoridad en materia de fe y práctica. Aquello que contradiga a las Escrituras o que no tenga fundamento bíblico debe ser rechazado.
  • SOLUS CHRISTUS (Solo en Cristo): Solo Cristo es el camino a la salvación, no existe otro mediador entre Dios y el hombre.
  • SOLA GRATIA (Solo por gracia): La salvación es un don de Dios. Por tanto, es algo que el pecador recibe de forma inmerecida basada en los méritos de Cristo, alcanzados durante su vida, muerte y resurrección.
  • SOLA FIDE (Solo a través de la fe): No obtenemos la salvación por nuestras obras o esfuerzos. La salvación solo puede ser recibida cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo y su obra redentora.
  • SOLI DEO GLORIA (La gloria solo para Dios): Ya que la salvación sólo se lleva a cabo a través de la voluntad y acción de Dios, es a Él a quien damos toda la gloria por nuestra salvación. Y en respuesta, como personas regeneradas, vivimos para glorificar a Dios.

Las Cinco Solas del protestantismo siguen siendo importantes para el cristiano protestante/evangélico del Siglo Veintiuno. Estas nos revelan verdades fundamentales que debemos recordar y afirmar. Al declarar ¡Sola Scriptura! afirmamos que no aceptaremos “otro evangelio” y que solo la Palabra de Dios será nuestra regla de fe y conducta. Al expresar ¡Solus Christus! Aseveramos que Cristo es el único camino al Padre y nos negamos a dar honra o dirigir nuestra oración a otros “mediadores”. Al decir ¡Sola Gratia! Reconocemos que nuestras obras o esfuerzos no pueden salvarnos, que todo es por Su preciosa gracia y que no tenemos de que jactarnos. Al pronunciar ¡Sola Fide! Testificamos que solo podemos ser salvos al confiar en la obra perfecta de Jesucristo. Finalmente, al declarar ¡Soli Deo Gloria! Renunciamos a la vanagloria, nos negamos a venerar al hombre y afirmamos que el propósito de nuestras vidas es glorificar al Dios Triuno.


Si te interesa aprender más sobre la Reforma Protestante, te recomiendo estos excelentes videos. Como siempre, gracias por leer este blog. La Gracia de Dios esté con ustedes.

¿Por qué Martín Lutero publica las 95 TESIS y cuáles fueron las consecuencias?

¿Por qué se les llama PROTESTANTES a los seguidores de la REFORMA?

¿Cómo estos PRE-REFORMADORES prepararon el camino para la REFORMA?

¿Qué es la Reforma Protestante?

Los comentarios están cerrados.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: