Lecciones de mi viaje a Nicaragua

Hace mes y medio fui invitado por Grace Bible Church a participar de un viaje misionero a Nicaragua. Viajé con un grupo compuesto de 11 personas que aman a Cristo y anhelan que el evangelio sea predicado en toda nación. Nuestro viaje duró una semana. Durante estos días estuvimos sirviendo junto a Connect Ministries; este ministerio tiene como fin conectar a las personas con Cristo y con los demás. Connect Ministries participa en programas de becas, viajes misioneros de corto plazo y programas de discipulado cristiano.

Sin duda es imposible describir en este escrito lo vivido durante aquellos días. Fue un viaje repleto de gratas experiencias: pude predicar, conocer hermanos en la fe de diversas congregaciones cristianas, compartir con pastores hambrientos por la palabra de Dios, tratar con mujeres que desde el anonimato diariamente proveen alimento físico y espiritual a más de 50 niños, etc.

Reconozco que viajé con la intención de servir a la Iglesia en Nicaragua, pero fueron ellos quienes ministraron a mi vida. Todas las conversaciones, actividades, salidas, estuvieron llenas de aprendizaje. He aquí algunas de las principales enseñanzas que recibí durante esos días:

Somos una sola Iglesia

Además de Nicaragua, Grace Bible Church organiza periódicamente viajes a Tailandia, Togo, Republica Checa, México, entre otros países. A través de los años han logrado entablar relaciones con numerosos pastores e iglesias locales en diversos países. Su modelo de misiones no busca empezar nuevas congregaciones en los países que visitan, si no que se enfoca en ayudar con sus recursos humanos y financieros a iglesias locales que ya existen en estas naciones.

Observar de primera mano como ejecutan este modelo incrementó mi amor por la Iglesia de Cristo. Fue de gran refrigerio conocer diferentes pastores, tratar con los miembros de sus congregaciones y ver lo que Dios está haciendo en diferentes iglesias locales en Nicaragua. Cada vez tengo más claro de que no se trata de construir un imperio personal o trabajar por el crecimiento de la iglesia local de la que soy miembro, sino que como integrantes de la Iglesia de Cristo debemos esforzarnos por aportar al crecimiento de la Iglesia y la expansión del reino de Dios. No competimos con otras iglesias, somos parte del mismo equipo. Somos una sola Iglesia, un solo Cuerpo. Pienso que iniciativas como estas, donde cristianos de diferentes grupos unen sus fuerzas y recursos, son indispensables si realmente deseamos el cumplimiento de la gran comisión.

La Palabra de Dios es suficiente

Una de las iglesias que visité contaba únicamente con un espacio abierto donde se reunían, dos docenas de sillas y un par de mesas plegables. Allí, semana tras semana, niños, jóvenes y adultos se reúnen a adorar a Dios y escuchar su Palabra. Ver la sencillez de aquel lugar y el hambre de muchos por escuchar la palabra de Dios me quebrantó profundamente. No necesitamos de la ultima tecnología o de todas las comodidades, lo primordial es reunirnos con un corazón deseoso de estar bajo Su Palabra. Todo lo demás es secundario, aun diría que terciario. Qué maravilla saber que no importa en que lugar del mundo estemos, siempre y cuando tengamos una Biblia, como iglesia local tenemos todo lo que necesitamos.

La Iglesia en Latinoamérica necesita una reforma

Desde hace un par de años en círculos cristianos se ha venido hablando de la necesidad de una Nueva Reforma en el mundo hispano.[1] Al igual que muchos pastores, considero que la iglesia en Latinoamérica necesita urgentemente de una reforma doctrinal.[2] Necesitamos un cambio, empezando por los pastores y líderes cristianos.

Durante mis días en Managua fue esperanzador conocer pastores deseosos de aprender más de la Palabra de Dios. No solamente anhelan genuinamente servir, sino que además con humildad reconocen su necesidad de estudiar, profundizar y aprender más de las doctrinas cardinales del cristianismo. Sin importar sus años de experiencia, durante nuestra visita abrazaron la oportunidad de ser perfeccionados para la obra del ministerio y la edificación del Cuerpo de Cristo (Ef. 4:11-16). Espero poder regresar pronto a Nicaragua y seguir aprendiendo junto a ellos. Bendigo a Dios por su formación y obra sobrenatural en nuestras vidas.

Untitled


[1] El libro Gracia Sobre Gracia es un recurso que sirve de introducción al tema de la nueva reforma en el mundo hispano.

[2] https://www.coalicionporelevangelio.org/articulo/la-iglesia-de-hoy-esta-lista-para-una-reforma/

Los comentarios están cerrados.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: