Características sociológicas de las sectas «cristianas»

En mi anterior publicación resalté las principales características doctrinales de las sectas «cristianas» que se han desviado del cristianismo histórico y bíblico. En la publicación de hoy mencionaré algunas de las características sociológicas de estos grupos. Cuando hablamos de «sociología» nos referimos al estudio científico del comportamiento social de las personas y los grupos, esta disciplina examina el comportamiento e interacción de los seres humanos en la sociedad o en contextos más específicos.

Los siguientes puntos representan un resumen de una de las lecciones de nuestro curso sobre sectas «cristianas».

Características Sociológicas

  1. Liderazgo autoritario y manipulativo

La palabra de la persona que lidera es considerada la última palabra, es tenida como la mismísima palabra de Dios. La posición y las creencias del líder no pueden ser cuestionadas; sus afirmaciones son concluyentes e irrefutables. Tienden a tener un estilo de liderazgo orientado hacia el control. Se busca controlar la conducta, los pensamientos y las emociones de los miembros del grupo. Es común el uso de la manipulación y tácticas de control mental, se usa la culpa, la intimidación y las amenazas de juicio divino.

  1. Lealtad incondicional al movimiento o a sus líderes

Parte del éxito de estos grupos radica en la fidelidad incondicional que forjan en sus adherentes. Aquí no estamos hablando de fidelidad a Dios o a su Palabra, sino de lealtad a una figura de autoridad o a la organización como tal. No importa lo que este movimiento y sus líderes hagan o enseñen, la devoción debe ser inquebrantable y se espera una fidelidad ciega y sin cuestionamientos.

  1. Dogmatismo institucional

El dogmatismo reina en las sectas. El dogmatismo es una actitud que lleva a no admitir que se cuestionen las ideas o postulados del grupo. Los grupos sectarios no están interesados en una evaluación racional o bíblica de sus creencias. Están cerrados a considerar otros puntos de vista y el pensamiento individual está prohibido. Quien cuestiona sus posturas es tildado de «pecador», «rebelde», «carnal», etc.

  1. Exclusivismo

Se creen poseedores exclusivos de la verdad, un tipo de «élite espiritual». Argumentan que Dios les ha dado una «visión»o «revelación» que les distingue y separa del resto de cristianos. Tienen un gran sentido de orgullo y se consideran el «verdadero pueblo de Dios». A razón de esto se aíslan y no se asocian con iglesias cristianas. Esto en parte les protege del escrutinio, de que sus enseñanzas y prácticas sean examinadas por cristianos que no están envueltos en su ideología.

  1. Aislamiento y salidas dolorosas

Este exclusivismo es hermético, hace difícil que los miembros dejen el grupo. Los que salen suelen vivir un proceso marcado por el dolor social, psicológico o emocional. Los ex–miembros son ridiculizados y humillados públicamente ante la congregación ––en quienes permanecen esto inconscientemente genera temor a salir de la organización y experimentar el mismo rechazo. A los miembros del grupo a veces hasta se les prohíbe la relación con quienes han desertado la institución.

  1. Antagonismo

Es común que en las sectas se perpetúen las siguientes creencias: «Somos nosotros contra el resto», «si no estás con nosotros, estás contra nosotros». Las iglesias o demás grupos cristianos son vistos como enemigos. En ciertos casos se puede detectar un complejo de persecución, se ven como víctimas, imaginan que son perseguidos por el mundo, los medios de comunicación u otros grupos religiosos.

  1. Secretismo

Estas organizaciones ocultan información deliberadamente, no son transparentes con sus congregaciones. En estos grupos generalmente existe una paz fingida. Además, tienden a distorsionar y cambiar su historia para mantener una fachada impecable delante de sus miembros y la sociedad.

 

Puedes dar clic aquí para inscribirte en el curso

 

Los comentarios están cerrados.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: